Inauguración: Cine Amigos del Bellas Artes.

titulo_CLAIMA20150509_0035_15POR MARIA LUJAN PICABEA | Revista Ñ

La escena comienza con los rostros en sombra de tres visitantes de pie en una ante recámara escasamente iluminada por unas pocas velas. “La oscuridad tiene su propósito”, dice el señor William Turner (Paul Jesson) justo antes de abrir la puerta de doble hoja que lleva a la sala de exhibición de las obras de su hijo, el pintor británico J. M. W. Turner. El techo entelado deja pasar la luz natural levemente filtrada y las escenas marítimas de Turner tiñen la atmósfera del cuarto de bruma salada. Ese pasaje de la semipenumbra a la claridad de la sala hace estallar los resortes sensoriales de los visitantes y, por supuesto, también los de los espectadores. La escena pertenece al filme Mr Turner , de Mike Leigh que se presentó en el Festival de Cannes 2014, tuvo cuatro nominaciones a los Premios Oscar en 2015 y se estrena en la Argentina el viernes 15, como proyección inaugural del Cine Amigos del Bellas Artes, de la Asociación del Amigos del Museo Nacional de Bellas Artes (Figueroa Alcorta 2280).

La proyección, hasta el 26 de junio del filme, de Leigh; más un ciclo de cine negro francés; una retrospectiva de Luis Buñuel; y un ciclo dedicado a la muestra itinerante de Cine de Animación Anneccy International Animation Festival que reúne lo mejor de la animación europea, colocan ya a esta nueva sala entre las más destacadas del cine arte de la ciudad. La iniciativa fue posible gracias al apoyo del Régimen de Promoción Cultural (Mecenazgo) de la Capital, que posibilitó la refacción de la sala auditorio, la renovación de las butacas e instalación de un sistema innovador de audio y video, además de la construcción de un puente técnico para la proyección de cine en 16mm.

“El cine es la manifestación más potente del arte visual del siglo XX y, por ahora, también del XXI”, enfatizó Julio Crivelli, presidente de la Asociación de Amigos y comentó que la apertura de esta sala de proyección viene a cumplir un sueño de años y reposicionar a la Asociación “como uno de los centros culturales más importantes de la ciudad”, resumió Crivelli.

Atado en lo alto del mástil de un barco, Turner atraviesa la tormenta en busca de inspiración, de imágenes, de experiencias sensibles que le permitan volcar el estallido de sus emociones en la tela. Cielos que se clavan en el mar como una condena, barcas casi a la deriva, el color ocre del ocaso; el vapor que escupe el tren y que se espesa con la humedad del ambiente envolviéndolo todo en una densa nube blanca. Joseph Mallord William Turner (1775-1851) fue considerado el pintor de la luz y el filme puntualiza en esa búsqueda. Miembro de la Royal Academy of Arts desde muy temprana edad, fue celebrado y también denostado en su época, sus exploraciones, a veces poco ortodoxas, fueron incluso motivo de burla en la sociedad británica, que por su acartonamiento hastiaba al artista.

Timothy Spall, ganador de la palma de oro como mejor actor, construye un Turner dependiente emocionalmente de su padre, alejado de su esposa e hijas y, en sus últimos años, más bien irritable y refunfuñón, que se refugia de las críticas y la soledad en brazos de la señora Booth, viuda y dueña de una pensión frente al mar, en la que el artista solía hospedarse para pintar.

Bello y expresivo el filme posee una fotografía impecable y actuaciones destacadas mientas espía en la intimidad de uno de los grandes creadores británicos. Se proyecta en el Cine Amigos del Bellas Artes los viernes, sábados y domingos de mayo y los viernes de junio a las 21.

Además, el sábado 16 inicia la muestra internacional de Cine de Animación conAnimaciones ciudadanas a las 17 y el ciclo de policial francés con la proyección de Pepe, Lo Moko , de Julien Duviviery a las 19.

Escenario
La lengua de los márgenes

Una coreografía de la violencia, el miedo y las frustraciones que se filtran en cada cruce, en cada encuentro que no llega a serlo.

Menea para mí , de Mariana Cumbi Bustiza planta en el escenario una coreografía al ritmo de la cumbia villera: manos que se agitan, ceños que se fruncen, mandíbulas caídas y mucha cadera. Escenas que reproducen otras muchas que pueden tener lugar en una esquina de Constitución, en la parada de colectivos de Plaza Once, en la puerta de un baile; por eso resulta tan irritante que dan ganas de alejarse, de acallar esa lengua que con giros y convenciones propias escupe un trozo de realidad demasiado grande.

“Acá siempre estamos perdiendo”, dice Maxi, el protagonista de Menea para mí cuando parece haber perdido todo, a su hermana, perdida por el paco; a su novia; y a su mejor amigo, que la “bardeó” y se la dieron. “Acá siempre estamos perdiendo”, repite y escucha la voz de El tucu que dice: “Para no ser un re-cuerdo hay que ser un re loco” y estalla de nuevo la cumbia.

Bustiza puede permitirse poner una historia como esta en escena porque conoce desde adentro Fuerte Apache, los amores contrariados, la cumbia y la barra de Huracán, no como una cronista, sino como una sobreviviente.

Menea para mí va los domingos a las 16.30 en el teatro El extranjero (Valentín Gómez 3378).

Música Mendelssohn en Otoño Con pleno despliegue de la paleta coral del compositor alemán Felix Mendelssohn, el Grupo Coral Divertimento inicia sus conciertos de otoño gratuitos el jueves 14 a las 19.30 en la Parroquia Guadalupe (Medrano y Mansilla). “Cada concierto es irrepetible”, dice el maestro Néstor Zadoff que prepara con el coro los Salmos 95, Op 46 y 42 Op 42.

VER ONLINE