Turner, entre otras glorias.

Por Fernando López | Recomendados | La Nación

Museo de Bellas Artes, Figueroa Alcorta 2280.Un film glorioso, así llamó The Guardian a Mr. Turner, la última realización de Mike Leigh, cuando esta obra dedicada al llamado pintor de la luz se dio a conocer un año atrás en Cannes. Y ése es el motivo principal -no el único- que invita a celebrar su proyección en la sala de la Amigos de Bellas Artes, donde la presenta la Cinemateca los fines de semana del mes. Otro es, claro, el nuevo espacio ganado para difundir los títulos, actuales o no, que aprecian los cinéfilos más exigentes. Los restantes tienen que ver con otros dos nombres ilustres del arte británico comprometidos en esta producción: el del cineasta nacido en Manchester hace 72 años, de cuya jerarquía hemos tenido rotundos testimonios a través de Secretos y mentiras, Topsy Turvy, El secreto de Vera Drake o La vida es formidable, por solo mencionar algunos títulos, y el de uno de sus actores predilectos, Timothy Spall, elegido para encarnar a Turner -según él, porque tenía el físico perfecto: “Era un hombrecito regordete, de aspecto gracioso, como yo”, dijo- aunque quienes lo hemos admirado en decenas de papeles, incluido el que lo hizo más popular, el del señor Pettigrew de la serie de Harry Potter, sabemos que se trató de un exceso de modestia: por algo la crítica habló de los tres triunfadores de la película (Turner, Leigh y Spall) y el jurado de Cannes le otorgó el premio al mejor actor.

VER ONLINE